jueves, 4 de septiembre de 2014

GALA PARA LA MUERTE / AGUSTÍN GONZÁLES













































 GALA PARA LA MUERTE / AGUSTÍN GONZÁLES 

Agustín González ha buscado mostrar con sus composiciones y gama cromática de un trabajo de tres años, en formatos y estilos diferentes con  una reflexión sobre la pintura que abordan la muerte y la ausencia, constituyendo una secuencia física, temporal y futura de la despedida.

Nacido en Ciudad de México en 1978, Agustín González García. Estudió Arte en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda,

ADIÓS AL INFRAMUNDO / MAX THIEL










ADIÓS AL INFRAMUNDO / MAX THIEL

Maximilian Thiel, artista alemán que radica principalmente en Berlín, pero que acostumbra trabajar también en la ciudad de México. Thiel estudió en la Universidad de las Artes en Berlín (UdK) y en la Escuela Nacional superior de Bellas Artes en París (ENSBA). Le fue otorgada una beca anual del Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD), con la cual vino a expandir su labor artística a nuestro país. Max Thiel nos muestra una placa de gravado positiva que no ha sido utilizada con una temática poética.

ZOOLOGÍA MENTAL / RODOLFO NIETO












































 ZOOLOGÍA MENTAL / RODOLFO NIETO


Muestra del acervo del Museo de los Pintores Oaxaqueños de uno de los artistas más influyentes, Artista Oaxaqueño icono de la pintura oaxaqueña, Rodolfo Nieto, que estudió en la escuela de artes plásticas de La Esmeralda como discípulo, entre otros, justamente de Carlos Orozco Romero. Autodidacta en su viaje a  Europa, llegando a exponer en París. Contemporáneo del Artista Rufino Tamayo, y participante de lo que se consideraría pintura contemporánea de México, con una identidad de su lugar Natal.

CONOS DE TIERRA / BLANCA GONZÁLES









































CONOS DE TIERRA / BLANCA GONZÁLES 

Los paisajes construidos por Blanca, proponen un juego doble, por un lado contraponen formas geométricas y orgánicas, las formas orgánicas despliegan una figura-ícono en el paisaje, que se torna el motivo generador, el volcán y su nacimiento, su proceso de manifestación hacia la visibilidad y, con ello, las alteraciones que reconstituyen el entorno, los accidentes que van estructurando el territorio, los declives y oquedades, las texturas que evidencian los cambios en los niveles del suelo y la construcción paulatina de un mapeo; por otro lado, las formas geométricas que extienden un marco de referencia, un contexto que angula el campo de visón y acota la mirada, precisan la distancia y evidencian aquello que es necesario apreciar. Los marcos condensan el foco de la visión, permiten ubicar las zonas de recorrido, los ritmos de distribución de la imagen. Insinúan los bordes de cada elemento, pero sin terminar de precisarlo, con ello acentúan la fase combinatoria de procesos en la instauración de la imagen, que siguen emergiendo, como una pausa, como una advocación. El campo insinúa formas y estructuras, vapores que se vuelcan como testimonio de un proceso que se realiza, temperaturas sugeridas en los trazos que dilatan la materia y su representación, energía que se libera en la transformación de los territorios descifrados en cada dibujo.

El volcán es el hilo narrativo sobre el que se ejecutan las transformaciones de la materia, su organización es la antesala de una proyección de contenidos que a su vez son continentes, la forma visible encierra aquello que la produce. No sólo es la mutación constante de los territorios delimitados, sino la insinuación permanente sobre cada una de las imágenes que va contando trayectos mínimos que, a su vez, se suscitan a distintas escalas y se desenvuelven en la secuencia y la narración del surgimiento de un paisaje. En algunos de los niveles desplegados se recortan imágenes de utensilios, indicando presencias a partir de sus rastros, recordando los residuos de objetos y acciones que han sucedido, siendo las raíces y los nuevos fósiles de las siguientes elevaciones, de los paisajes venideros y las memorias por hacerse.

Los dibujos de este proyecto se observan como fragmentos, pero su fragmentariedad es la de la exactitud, son dibujos puntuales en su representación, precisos en las similitudes que plantean, en la recreación de una temporalidad que se intensifica en la narración de sus fragmentos.

Fragmento Julio, 2014.

Miguel Ángel Pérez Vargas

UNA NUEVA PIEL PARA UNA VIEJA CEREMONIA. LA OBRA MAESTRA / BORIS VISKIN










































UNA NUEVA PIEL PARA UNA VIEJA CEREMONIA. LA OBRA MAESTRA / BORIS VISKIN

Una increíble muestra de la obra del artista mexicano Maestro Boris Viskin uno de los pintores más reconocidos en México actualmente, galardonado con premios como la  Bienal Rufino Tamayo y del salón de pintura, fue seleccionado en certámenes como la Bienal Monterrey.

Boris Viskin nació en la ciudad de México en 1960 donde vivió su niñez. Su juventud transcurrió en Israel (Jerusalén, Tel Aviv y Kibutz Galed), y posteriormente vivió tres años en Florencia, Italia, donde arrancó su trayectoria pictórica.  En 1985 regresa a la Ciudad de México y forma parte por dos años de los talleres de grabado y litografía de la Academia de San Carlos. Ha expuesto individualmente desde 1984 en México (Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, Zacatecas), así como en el extranjero: (Los Ángeles-E.U.A, Zurich-Suiza, Buenos Aires-Argentina, Florencia- Italia, Jerusalén- Israel, La Paz-Bolivia). También ha participado en numerosas exposiciones colectivas en México y en el extranjero.